En medio del problema, de la incertidumbre, del dolor y la soledad, Dios está contigo como Poderoso gigante abriendo brecha, abriendo camino. Ven y descubre a través de esta Palabra al “Señor de la Brecha”, a tu Señor, Jesucristo.